Derecho inició sumario a un grado 5 denunciado por agraviar en redes a un colega y comportarse como “líder de una secta”

El Consejo de la Facultad de Derecho de la Universidad de la República (Udelar) resolvió el miércoles 12 abrirle un sumario administrativo al profesor grado 5 Arturo Caumont ante una denuncia presentada por “expresiones agraviantes” contra el profesor grado 4 y director del Instituto de Derecho Civil Sala II y III, Luis Larrañaga. Caumont, que vino por más de 30 años consecutivos a dar clases cada semana a Salto, atacó a Larrañaga a través de un mensaje difundido en su cuenta de Facebook en el que también cuestionó al máximo órgano jerárquico de ese servicio universitario.

Según el expediente administrativo, al que accedió Búsqueda, Caumont posteó en junio un texto en el que calificó a Larrañaga de “perdedor” y “descarado” por haber impugnado un dictamen de un tribunal sobre un concurso en el que ambos compitieron para alcanzar el grado 5.

Caumont, también profesor de Derecho Civil II y III (Obligaciones y Contratos), atribuyó “mediocridad” profesional a su colega, entre otras cosas, por quedar “último” en el concurso. Además, dijo que el grado 4 que obtuvo Larrañaga fue “una concesión” por “designación directa de quienes le tuvieron lástima”. Y agregó que el Consejo “lo destrozó” al rechazar su impugnación.

El lunes 3, Larrañaga envió al Consejo de la Facultad una denuncia contra Caumont, a la que luego se sumaron otras notas presentadas por varios profesores que expresaron su preocupación por la situación, agregaron imputaciones contra el funcionario denunciado y reclamaron la adopción de medidas.

El miércoles 12, el Consejo dispuso la instrucción de un sumario administrativo a Caumont, sin suspensión de tareas ni retención de haberes, y dio pase a la Dirección Jurídica de la universidad para la instrucción del sumario. La decisión se aprobó por mayoría (8 en 12). Votaron en contra los consejeros Hugo Barone por el orden docente, Florencia Ualde (egresados, Frezelmi) y los delegados estudiantiles Eugenia Villar y Matías Michailov (Frezelmi).

El lunes 17, previo a recibir oficialmente la notificación del sumario, Caumont presentó su renuncia al cargo por causal jubilatoria.

La renuncia fue aceptada el miércoles 19 por el Consejo, “con la convicción de que el funcionario no está eludiendo su responsabilidad disciplinaria”, según dijeron a Búsqueda fuentes de la facultad. Por lo tanto, el sumario quedó sin efecto.

“¡Fuera!
No moleste”. En el posteo que luego eliminó de su cuenta —encabezado con la frase en guaraní “Ñaime oñondivepa; ahaihu che rekoteve” (“Estamos todos juntos; amo mi identidad”)—, Caumont escribió: “En su mediocridad se atrevió el descarado (por Larrañaga) a desafiar al Núcleo (de Derecho Civil). Se postuló a grado 5 y salió último. El tribunal lo integraron cinco intachables juristas patrios. Lo ubicaron último. Como corresponde a su pésimo currículum. Perdió siempre. Su grado 4 fue una concesión por designación directa de quienes le tuvieron lástima porque en el respectivo concurso… perdió. Una cátedra de la Universidad de la República se gana por concurso. No por usurpación adquisitiva. Y menos iniciada sin justo título”.

Continuó: “El perdedor impugna. Con agravio a un honorable miembro del tribunal. El Consejo lo destrozó: 12 en 12. Rechazo absoluto. A su sinrazón y a su pésimo tenor ético. Y a su desubicación por pensar que tiene méritos. La universidad pública no es su sitio. ¡Fuera! Vaya a donde le han recibido sin concurso. No moleste. Los únicos catedráticos de Derecho Civil ll y lll de la Facultad son del Núcleo porque son los mejores y ganaron el concurso por sus inigualables méritos académicos y éticos”. Y concluyó: “Aprenda modales. Y respete jerarquías. Viva el Núcleo de Derecho Civil. Bastión de excelencia, docente y académica. ¡Y de dignidad! Y recuerde: en el Núcleo estamos todos juntos porque amamos nuestra identidad. ¡La de ser universitarios públicos!”.

Larrañaga denunció que Caumont “violenta las más elementales normas de la función pública”, algunas de ellas contenidas en el Estatuto del Personal Docente de la Udelar, en “una clara demostración de soberbia y vanidad impropia de un docente grado 5”, que refleja “hostilidad, odio, menosprecio, sectarismo, una suerte de ‘xenofobia’ o discriminación para quien resulta ‘extranjero’ del denominado ‘Núcleo’”

“El haber sido insultado y denigrado públicamente por otro docente, llegando al extremo de querer expulsarme, me ha causado mucho sufrimiento personal”, dijo Larrañaga a Búsqueda, y añadió que Caumont también “le faltó el respeto a la institución, habiéndola acusado de regalar cargos por lástima”.

“La República de Caumont”
Varios de los docentes que firmaron la denuncia relataron que Caumont tenía desde hace una década un blog llamado República de Caumont, donde se “autoerige en líder de una secta” dentro de la facultad. “No es broma. Este hombre hablaba como líder de una república independiente o secta y usaba ese canal para reclutar alumnos a los que les inculcó su odio hacia otros docentes”, afirmó el profesor Elías Mantero, secretario del Instituto de Derecho Civil II y III.

Contó que desde su página, Caumont atacó a un coordinador de la carrera en Salto, a quien consideró “invasor de la Regional Norte” y “representante de las fuerzas del mal”, al tiempo que convocó a sus “centinelas” a “estar alertas” y “combatir al enemigo”. “Esto habla de una idea sectaria, de su patología ególatra y de una lógica belicista. Y también de la impunidad con la que esta persona ha actuado durante 20 años a vista y paciencia de las autoridades universitarias”, afirmó Mantero.

Búsqueda procuró varias veces contactarse con Caumont, pero no obtuvo respuesta.

(Fuente: Semanario Búsqueda)

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.