El Bernasconi fue devuelto a sus dueños originales, el Club Salto Nuevo

Fue re inaugurado ayer el estadio Arnoldo Bernasconi, el cual supo ser el principal escenario del Basketball salteño durante muchos años. Ahora volvió a manos del Club Salto Nuevo, un emblema del barrio del mismo nombre y de toda la zona sur de la ciudad.


Con un área de influencia compuesta por unas 27 mil personas, un 20 por ciento de la población del departamento naranjero, entre varios barrios de la zona sur de esa ciudad, Salto Nuevo tiene ahora como desafío poder desarrollar políticas sociales y deportivas que realmente concreten los objetivos que anunciaron a la hora de volver a tener en sus manos el magnífico edificio.


El mismo comenzó a construirse en los años 70 por obra de la Comisión Directiva del club y con la colaboración decidida de todos los vecinos de la zona, que llevaron su esfuerzo a distintos departamentos del norte del país con la venta de rifas para poder hacerse del dinero necesario que permitiera la construcción de ese gimnasio cerrado, el cual pasó a ser el principal escenario cerrado deportivo de la ciudad durante muchos años y en el cual se jugaron los torneos más importantes, entre ellos, vio la coronación del Club Salto Uruguay como campeón de la Liga Nacional de Basketball en el año 2005.


Una de las joyas de esa obra es el techo volado que se trata de la última obra del Ing, Eladio Dieste, cuyas obras pululan en Salto, entre el monumento a los Horticultores, el techo de la empresa Agencia Central, el Monumento a La Gaviota que se trataba del techo de la estación servicio de una reconocida empresa salteña que cerró definitivamente sus puertas en los años 90, la antigua Terminal de Ómnibus de la ciudad litoraleña, entre otras. 

Pero cuando la dictadura militar veía el ocaso, el entonces intendente designado por el régimen de facto, el coronel Guillermo De Nava, pasó ese estadio a manos de la Intendencia Municipal de Salto y 37 años después, ésta se lo devuelve al club que lo forjó, el albiverde Salto Nuevo.

Para poder ponerlo a tiro, ya que el mismo había sido utilizado en los últimos tiempos para alojar a los evacuados por las graves inundaciones que afectaron al departamento de Salto durante los años 2015 y 2017, la Delegación Uruguaya de Salto Grande, encabezada por Carlos Albisu, donó los materiales necesarios para la refacción del lugar, con la colaboración además de la Intendencia salteña que colaboró con la mano de obra, según informó a Laguardia el presidente del Club, Gonzalo Leal.


Leal, médico cirujano de profesión, contó a este diario fue mascota del club y se crió en sus instalaciones, ya que su padre, con la misma profesión fue médico del plantel principal de fútbol de la institución y él lo acompañaba. años después, ya recibido, ofició como médico del equipo y también jugó en el mismo durante su juventud.

«Hoy tengo el honor y el orgullo de ser el presidente de este club, que es un símbolo de todo un barrio y que refleja muchas veces lo que sienten lo vecinos de esta zona, por eso nuestra apuesta es trabajar para que la institución tenga impacto en la zona, el mismo que tiene cuando le va bien en el campeonato», reflexionó.

En ocasión de la reapertura, asistió el secretario nacional de Deportes, Sebastián Bauzá, que viajó expresamente desde Montevideo para presenciar esta instancia, la cual fue catalogada por todos los presentes como de profundo «orgullo y agradecimiento» por parte de todo un barrio salteño, que se propone ahora sumar a los vecinos, en lo que pretenden que sea un centro de alto rendimiento deportivo que ayude a sacar a los más jóvenes de las adicciones, realidad que atraviesan cientos de los que allí viven en este momento.     

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.