Emociona la solidaridad

Son la hinchada del club Progreso y no hay lluvia que los pare. Con alerta naranja y una intensa lluvia llegaron hasta la sede de la ruta y cocinaron como Dios manda.

Decenas de personas esperaban con un recipiente la comida caliente para llevarla hasta su casa y compartirla con su familia.

El agradecimiento a la solidaridad que ellos invocan es el premio mayor para los que cada lunes se ponen la camiseta y salen a la cancha para hacer lo que mejor hacen ser solidarios. Agradecieron al club hasta por dejarlos ser distintos.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.