Elecciones en la Universidad de la República: solo en Salto hay más de 10 mil habilitados

Por derecho constitucional, la Universidad de la República es un ente autónomo de enseñanza, cuyas autoridades serán elegidas e integradas por representantes de los docentes, de los estudiantes y de los egresados.

Las mismas se llevan adelante cada cuatro años para la elección de los Decanos de cada Facultad y el Rector de la Universidad, y cada dos años para renovar parcialmente a los representantes de los Consejos de cada Facultad y de la Asamblea del Claustro que es el órgano deliberativo y elector.

Pero las elecciones generales de la Universidad de la República son un antesala del panorama político nacional y gubernamental. Más allá de que no tendrían porqué serlo, se generan agrupaciones de ocasión con sesgos políticos, donde los integrantes principalmente estudiantes y egresados, buscan a sus pares ideológicos, con el fin de fomentar grupos que luego se desempeñen en otros ámbitos.

Así como las agrupaciones federadas en la FEUU (Federación de Estudiantes Universitarios del Uruguay), pertenecen a la izquierda uruguaya en sus distintos sectores, muchos de ellos cooptados directamente por militantes y dirigentes sectoriales del Frente Amplio, pasa lo mismo con la Corriente Gremial Universitaria fundada por jóvenes nacionalistas en el año 1983.

En tal sentido, esas divisiones llevan muchas veces a que la Universidad de la República quede estancada en sus planes de desarrollo porque los consejos que son integrados por los distintos órdenes, conformados por representantes de las diferentes agrupaciones que son electos en instancias como la de este miércoles, muchas veces no se ponen de acuerdo o en el peor de los casos, ideologizan una institución cuando los intereses de los diferentes órdenes deberían ser que la Universidad siga llegando a toda la población.

El cogobierno es un privilegio del que gozan los universitarios estatales, no así los que concurren a las universidades privadas ya que es un modelo de enseñanza diferente.

Pero ese cogobierno, que se conquistó a base de luchas muy fervientes, con duros enfrentamientos y grandes sacrificios de miles de personas, debe se tan respetado como valorado, algo que a veces no ocurre con las nuevas generaciones que entienden que es un derecho ganado y por lo cual tienen la libertad de manosearlo en función de mezquinos intereses ideológicos que deberían estar por fuera de la vida universitaria.

Este miércoles, solamente en Salto más de 10 mil personas están habilitadas para votar en todos los órdenes, algo que es muy importante y destacado. Por lo tanto debe ser valorado por quienes pueden tener ese derecho a participar y a su vez deben guardar celosamente la obligación de velar por la integridad institucional de la Universidad pública que es la casa de todos los uruguayos, donde el saber que se enseña debe ser volcado a la sociedad y de la cual todos deberíamos sentirnos orgullosos.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.