Lima entregará este jueves en Presidencia pedido de protocolo especial para grupo Puente

Expectativa y mesura es la sensación entremezclada por parte de los comerciantes salteños así como también de los operadores turísticos termales con respecto a la reapertura paulatina del puente de Salto Grande, ya que el mismo fue incorporado por Argentina a los denominados «corredores seguros» y por el momento con cupo limitado de ingresos y varios requisitos no ha generado un trasiego importante, pero al menos es considerado una señal de lo que se vendrá.


Así lo transmitieron varios comerciantes salteños, los que entienden que en el caso de que se abran las fronteras definitivamente, el aluvión de personas que crucen al otro lado del río Uruguay por la diferencia cambiaria impactará negativamente tanto al comercio como al turismo local.


Sin embargo, pese a la apertura acotada de la frontera Salto – Concordia, hay voces que siguen levantándose porque entienden que la situación debe contemplarlos. Se trata de los integrantes del Grupo Puente que le exigieron a las autoridades contar con un protocolo especial para poder cruzar a Concordia y reencontrarse con sus familiares en la mayoría de los casos, continuar los tratamientos de salud en otros o seguir percibiendo las remuneraciones porque su trabajo estaba de ese lado de la frontera.


Esto motivó que el pasado viernes los intendentes de Salto, Andrés Lima y de Concordia Alfredo Francolini, se reunieran en la represa de Salto Grande junto al presidente del organismo binacional por la margen uruguaya, Carlos Albisu, para alcanzar un acuerdo de protocolo especial para los integrantes del grupo Puente tanto de Salto como de Concordia que suman más de 500 familias en total. 

 
Ese protocolo ahora será elevado a los gobiernos nacionales de ambos países. Según indicó el intendente de Salto, Andrés Lima, a las dos y media de la tarde de este jueves será recibido en la Torre Ejecutiva por el secretario de la Presidencia de la República, Álvaro Delgado, con la finalidad de entregarle el acuerdo suscrito con el jefe comunal de Concordia e iniciar un camino común que les permita aumentar el cupo en ese corredor, eximir de algunos requisitos a los integrantes del Grupo Puente y permitirles el pasaje con un protocolo especial para ellos.


«La idea es que estas personas que ya se ven afectadas desde hace más de un 1 año y medio por no poder cruzar por el lugar y que están alejados de sus familiares, puedan empezar a ir por Salto Grande hacia Concordia ya que ahora sí están dadas las condiciones con el gobierno argentino, porque hay señales de buena voluntad, como por ejemplo la implementación del pasaje de personas por la represa de Salto Grande», dijo Lima.


Actualmente pueden cruzar hasta 350 personas por día por Salto Grande en el horario de 8 a 16 horas y con requisitos tales como la presentación de un PCR negativo, y el esquema de vacunación completo.

Por otro lado, los comerciantes de Salto gozan de algunos beneficios impositivos emanados del Poder Ejecutivo como meros paliativos a la situación por la que atraviesan y también para estimular a los locales a consumir en Uruguay, como por ejemplo el poder vender combustibles con tarjetas de crédito con un 24% de descuento sobre el precio total del litro, el 9% de descuento en hotelería y gastronomía.

Mientras que según afirmó Andrés Lima la Intendencia otorgó beneficios entre quitas y exoneraciones en el pago de contribución inmobiliaria a los operadores turísticos de los centros termales y de la ciudad, así como también exoneró del pago de alquileres a quienes son comerciantes en locales municipales tanto en Arapey como en Daymán.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.