Proyecto laboral privado anticipó la renuncia del ex Fiscal de Corte


Tenía la decisión tomada desde fin de año pero la oficializó ayer: “Le pedí una entrevista el mes pasado al presidente Lacalle Pou y me la dio hoy (por ayer)”.


Jorge Díaz habló de los objetivos cumplidos, agradeció, se emocionó y se despidió del cargo de fiscal de Corte casi 10 años después de haber asumido y a pocos meses de que terminara su período. Con el “muchas gracias” se llevó las manos a la cara y se levantó los lentes para secar las lágrimas.

Juan Gómez, quien hasta ayer era el fiscal adjunto de Corte, aplaudió fuerte y se levantó para fundirse en un abrazo con su amigo. Un abrazo de fin y comienzo de ciclo, entre quien deja el cargo y quien lo asume interinamente.

La decisión de renunciar, según dijo Díaz, la había tomado a fines del año pasado. Pero como en ese entonces no había fiscal adjunto de Corte no pudo hacerlo porque, a su entender, sería una “deslealtad” hacia el Ministerio Público. Y fue varios meses después, el 20 de abril de este año, que Díaz nombró a Juan Gómez, quien se venía desempeñando como fiscal especializado en Homicidios, como el número dos de la Fiscalía General de la Nación.

Ese lapso, entre que decidió la renuncia y la efectivizó, fue fundamental para que Gómez se aggiornara en el rol administrativo de la Fiscalía. Pero, ¿por qué la renuncia de Díaz se dio ayer? “Por una cuestión de agenda del presidente de la República”, contestó el ahora exfiscal en conferencia de prensa.

Fiscal Juan Gómez junto a Jorge Díaz, este martes de tarde en conferencia de prensa. Foto: Marcelo Bonjour
Fiscal Juan Gómez junto a Jorge Díaz, este martes de tarde en conferencia de prensa. Foto: Marcelo Bonjour
“Yo le pedí una entrevista al presidente el mes pasado y me la dio hoy (ayer). Por eso hoy”, agregó. Pero también había otra razón y era, según comentaron a El País allegados a Díaz, que debía comenzar su nueva función en la actividad privada para la que “no podía” esperar.

Díaz se refirió a este punto durante su despedida del Ministerio Público. “Es hora de que en definitiva le dedique la pasión y energía a trabajar en un proyecto en la actividad privada”, explicó.

Gestión.
Antes de la emoción, de la despedida y del aplauso de sus compañeros, Díaz recordó sus casi 10 años en el cargo más alto de la Fiscalía. Comentó que se trazó varios objetivos y que estos fueron cumplidos. Uno de los que más veces defendió durante su mandato fue la creación del nuevo Código del Proceso Penal, que comenzó a regir en noviembre de 2017.


Un código que definió como “eficaz y eficiente” en la persecución criminal. Y cada vez que tuvo la oportunidad recordó a quienes se opusieron al nuevo sistema penal bajo el argumento de que era un código “pro delincuente”. “Los hechos destruyeron el relato que se instaló. Que (el CPP) ataba de manos a la Policía y aumentaba la inseguridad”, aseguró Díaz, en referencia a varios cruces mediáticos que tuvo al respecto con el expresidente Tabaré Vázquez y el exministro del Interior Eduardo Bonomi.

En particular, Díaz confrontó con la versión que daba el presidente del último gobierno del Frente Amplio acerca de que la aceleración del aumento de los delitos en 2018 se explicaba por ciertas características del nuevo sistema penal, como su presunta benignidad con los delincuentes, lo cual a criterio de Díaz quedó descartado directamente por los hechos.


En ese sentido, el hasta ayer fiscal de Corte enumeró los cambios que se produjeron en casi cuatro años de entrada en vigencia del nuevo proceso y que ratificaron una mayor eficacia en la persecución penal. Y así, según detalló, con el nuevo CPP creció el número de denuncias aclaradas y el número de personas imputadas por la Justicia, y se “mejoró sustancialmente el porcentaje de delitos aclarados sobre los denunciados”.

Otro de los “logros” de la reforma penal, de acuerdo a Díaz, fue que la gran mayoría de los presos que hay hoy en las cárceles tienen una condena firme dispuesta por la Justicia. “Al momento que comenzó la reforma había 11.000 personas privadas de libertad; solamente el 30% tenía sentencia condenatoria y el 70% estaba cumpliendo medidas cautelares”, mencionó el exjerarca ayer y agregó: “Hoy el 84% de las personas privadas de libertad tiene sentencia de condena ejecutoriada y solamente el 16% está cumpliendo medidas cautelares”.

Estos números, dijo, se dan en un contexto de “constante crecimiento” de presos en Uruguay. Cuando arrancó la reforma había 11.000 personas en cárceles y al día de ayer, agregó Díaz, ese número es de 13.900.

Díaz fue designado por el Poder Ejecutivo -y con venia del Senado por unanimidad- como fiscal de Corte el 17 de abril de 2012. Dijo haber cumplido en ese lapso con los objetivos que se trazó y recurrió a una frase para destacar el trabajo de todo el equipo de la Fiscalía. “Los aciertos son de todos, los errores son todos míos”.

El lugar de Procurador General de la Nación será ahora ocupado interinamente por el hasta ahora fiscal adjunto Juan Gómez. Tiene 65 años y una trayectoria de 44 años dentro del Ministerio Público. Pasó por la fiscalías de Rivera, Maldonado, Crimen Organizado y finalmente quedó a cargo de Homicidios, donde permaneció durante cuatro años.

Para Díaz, con la asunción de Juan Gómez “la Fiscalía queda en buenas manos”. Según el exjerarca, el fiscal adjunto de Corte ya “está pronto y preparado para realizar esta transición”.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.