Rispideces entre patronales y trabajadores coadyuva a ola de conflictividad laboral

La conflictividad laboral se ha venido agudizando en los últimos tiempos y los sindicatos enfrentan las diferentes reivindicaciones que pretenden lograr a corto plazo, teniendo en cuenta la situación económica que atraviesa la población.

Pero del reclamo se ha pasado al enfrentamiento, y por lo tanto, en los últimos tiempos, se han dado situaciones que por lo menos son preocupantes.

Hace pocos días, el sindicato de trabajadores de una estación de servicio del centro de la ciudad, denunció que a un empleado que quiso guardar un poco de carne que había comprado para su casa detrás de uno de los refrigeradores, se lo sancionó 5 días y además fue amedrentado por el abogado de la firma por esta «cuestionable conducta», para los empleadores, convirtiéndose en un supervisor más que en un profesional universitario.

Ese y otros hechos generaron que los trabajadores reclamaran por entender que había un abuso en las formas de proceder por parte de la empresa, ante una conducta que de reprochable al parecer tiene poco.

Por otro lado, la misma firma que despidió a un pistero que trabajaba hace años en una empresa que tiene 3 estaciones de servicio pero que además se dedica al rubro supermercado, por haberle suministrado el combustible equivocado a un vehículo pese a que así le fue solicitado por la dueña del auto, acaba de despedir a otro funcionario de la misma firma por una acción similar.

La firma se basa en un reglamento interno aprobado de manera unilateral en febrero de este año, en el que establecen que, en el caso de que se registre una «contaminación» en un vehículo, el hecho está calificado como mala conducta y por ese conjunto normativo, un trabajador podrá ser despedido, algo que ya ocurrió por lo menos 2 veces este año.

Este tipo de conductas por parte del sector empresarial, aumenta la tensión con los sindicatos y determina que la ola de conflictividad laboral que atraviesa el país y especialmente el departamento, siga ocurriendo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.