Salto Grande tiene un plan de inversión social al que el sindicato le agregaría subsidios en tarifas de luz

«Hemos logrado poner a Salto Grande en el menú de inversiones y ahora pasamos a ser una de las primeras opciones para ser un socio estratégico cada vez que vengan capitales al país», contó Carlos Albisu, presidente de la Delegación Uruguaya de ese organismo internacional.

Contó cómo viene trabajando desde que asumió la titularidad de la Comisión Técnica Mixta (CTM) de Salto Grande, dirigiendo la represa hidroeléctrica más importante del país, de la que antes fue por cinco años uno de sus directores en representación del Partido Nacional, ya que la integración de la Delegación Uruguaya las definen los ministerios de Industria y el de Relaciones Exteriores, y los cargos de dirección son todos de confianza política.

Si bien la población del litoral uruguayo ha tenido reclamos históricos hacia Salto Grande a lo largo de los últimos años, por una serie de regalías que en su momento fueron prometidas por las autoridades de la época, ante la transformación del ecosistema que produjo la construcción de la central hidroeléctrica en esa zona, Albisu, que es el primer salteño en 35 años en ser presidente de la CTM, dijo que la política de colaboraciones que viene llevando adelante el organismo con toda la población, intenta respaldar en lo posible a las instituciones y organizaciones que así lo necesiten.

«Nuestra política de inversiones para la población en colaboraciones se nutre de un fondo que supera el millón de dólares anuales en promedio, y son recursos propios que se generan básicamente por lo recaudado en los peajes del transporte internacional que se desplaza por el paso de frontera, que está ubicado en la represa. Aunque si bien este año se recaudó menos en función de la realidad del transporte internacional de carga por la pandemia, tratamos de seguir aportando todo lo que podamos porque creemos que en el marco del concepto de Responsabilidad Social Empresarial, debemos ser colaborativos en todo lo posible», expresó Carlos Albisu.

Entre esas colaboraciones de las que habla, Salto Grande donó 2 millones de pesos en indumentarias para las personas que trabajan en el programa Jornales Solidarios en Salto, los que son alrededor de 600, así como también colaboró con 4 millones de pesos para la reanudación de los torneos oficiales de la Liga Salteña de Fútbol, cuya competencia comprende la participación de 36 equipos en varias canchas y su puesta en marcha después de haber estado paralizado por 20 meses, generó un impacto negativo en las instituciones y en los escenarios deportivos del departamento.

Además, Salto Grande apoyó la situación sanitaria con la donación de una ambulancia para la Red de Atención Primaria (RAP) de ASSE de Salto y con aportes para obras de infraestructura en el Hospital salteño, así como también con donaciones dinerarias a centros educativos y organizaciones sociales locales, como la Asociación que nuclea a personas con síndrome de Down.

Pero también la central hidroeléctrica está inmersa en un plan propio de inversiones con la finalidad de renovarse y mejorar sus servicios de producción de energía eléctrica para todo el país.

En tal sentido, Albisu cuenta que vienen trabajando desde hace un tiempo «en un plan de inversiones en conjunto con el gobierno de Argentina, y con la participación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en lo que significa la renovación del equipamiento`y maquinarias de la represa, lo que significaría una modernización importante para la represa, destinando un monto cercano a los 1 mil millones de dólares entre los dos países».

Aunque uno de los aspectos que resalta el presidente de la CTM y que lo considera uno de los principales «logros» de la gestión actual, es que la represa de Salto Grande «hoy está dentro del radar, nos conocen, para esto estuvimos trabajando mucho, junto al secretario general de Salto Grande, Nicolás Albertoni, hicimos un plan de recorridas para ganar en visibilidad institucional por distintas embajadas, ministerios y organismos públicos de todo tipo».

«Logramos que la Presidencia de la República cada vez que hay un plan de inversiones que saben que va a entrar al país, nos llamen para ponernos en contacto con los inversores y que nosotros hagamos que ellos se interesen por lo que hacemos. Por lo cual empezamos a estar en el menú, entonces cuando entra una inversión al país, hoy Salto Grande es una opción de inversiones y de ser un socio estratégico para la misma, por eso decimos que hoy Salto Grande está en el menú. No somos mejores que nadie, pero logramos eso y cada vez que viene un extranjero se interesa por lo que estamos haciendo, algo que antes no pasaba», explicó Albisu.

Sostuvo que cada Delegación de la CTM «cumplió su rol en su momento histórico, nosotros hacemos el nuestro, primero nos preocupamos porque la producción de energía para el Uruguay esté asegurada, lo hacemos a través de los equipos técnicos que tenemos que son muy capacitados, también en cuanto a la renovación de los equipamientos, donde hay gente preparada trabajando en eso. Pero nosotros agregamos un nuevo concepto al que le llamamos Desarrollo Regional, con lo cual le estamos dando una impronta que es clave e histórica para nuestro país, porque con este plan de trabajo nosotros estamos aggiornando la región al mundo».

En tal sentido, declaró que se viene llevando adelante con éxito un Polo Educativo y Tecnológico, en conjunto con la UTEC de Uruguay, la UNER de Argentina y otras universidades, además de la asociación del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusset), dijo que «solamente en uno de los cursos que dictamos y que son vía zoom porque la realidad actual así lo dispone, logramos una participación de 860 estudiantes de diferentes países de toda América Latina, ya que los mismos son gratuitos».

«Apostamos a consolidar un polo educativo en el que Salto Grande está invirtiendo para generar educación de calidad y de alto contenido tecnológico para el mundo que se viene. Cuando leí el libro del periodista argentino Andrés Oppenheimer ‘Sálvese quien pueda’, que habla de la automatización laboral pensamos que eso iba a ocurrir en 20 años, sin embargo la pandemia adelantó todo y tenemos que empezar ahora a preparar a nuestra gente, a aggiornarse para el mundo actual, sino quedamos afuera de todo», expresó el presidente de Salto Grande, Carlos Albisu.

Con esta impronta, el actual presidente de la CTM, aspira a que Salto Grande no sea solamente una central hidroeléctrica que produzca energía para el país, sino que además juegue un rol preponderante en la vida del Uruguay, algo que «no se hizo hasta ahora, pero que estamos convencidos que debe empezar a pasar», expresó.

SINDICATO PROPONE SUBSIDIOS A SECTORES PRODUCTIVOS

Si bien aducen estar de acuerdo con el plan de inversiones de Salto Grande en el marco del programa de Responsabilidad Social Empresarial, el sindicato de trabajadores uruguayos de la represa binacional, también entiende que debería llevarse adelante un plan de subsidios en el costo de la tarifa eléctrica, a varios sectores de la sociedad, principalmente al sector productivo.

En tal sentido, el presidente de la Asociación de Trabajadores Uruguayos de Salto Grande (ATUSG), Gabriel Machado, dijo que por otro lado, saben que Salto Grande no puede decidir exoneraciones en el costo de las tarifas sino que debería hacerlo UTE, pero que el ente no lo ha hecho antes y difícilmente lo haga ahora.

«Nosotros estamos de acuerdo con que desde Salto Grande se ayude a varias organizaciones sociales y sectores de la sociedad, eso debe ser así, creemos que si se puede ayudar a un club de Baby Fútbol, o a una institución para personas con discapacidades, se haga, porque dentro de todo es parte de esa responsabilidad que tiene un organismo como éste, que puede dar una mano y a veces solucionar un problema, eso es algo que estamos de acuerdo con que suceda», afirmó Machado a este diario.

Pero por otro lado, comentó que «entendemos que debería haber una política de subsidios y apoyos con los costos de la energía eléctrica, sobre todo a los sectores más complicados como son los de tamberos por ejemplo, u otros sectores productivos, donde apoyarlos con un diferencial en el costo de la luz, sería algo muy positivo y es una ayuda muy significativa para toda esa gente».

Gabriel Machado entiende que «igualmente es difícil que eso se haga, porque el que toma la decisión es UTE, que tiene miles de funcionarios en todo el país y no Salto Grande que tiene 250. Pero si el Frente Amplio con tres períodos de mayorías parlamentarias, no tomó este tipo de medidas, es muy difícil que se tomen ahora».

El presidente del sindicato de trabajadores uruguayos de la represa binacional más grande del país, manifestó que «las famosas regalías de Salto Grande que tanto reclama Salto, porque Argentina que es un país Federal, las decisiones son de corte provincial y el dinero queda acá (por Entre Ríos), pero en Uruguay se va todo para rentas generales, y podrían darle un subsidio a quienes más lo necesitan, y que sigan además con esas ayudas que están dando ahora desde la Delegación (Uruguaya de la CTM) que tamabién vienen bien».

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.