UTE regularizó el suministro de luz para 340 familias del barrio La Esperanza

Calles de barro, cañadas que cruzan por las calles y problemas estructurales de todo tipo, así se conforma el barrio La Esperanza, ubicado en las postrimerías de la zona sur de la ciudad y que se creó en el año 2012 como asentamiento, teniendo en cuenta la emergencia habitacional existente en el departamento en ese momento.

Pero la luz eléctrica llegó recién 10 años después, aunque la Intendencia local le ha realizado algunas mejoras que consisten en la apertura de calles, colocación de focos de luz y la solución de algunos cruces que se encontraban deteriorados y complejizaban aún más la vida en esa zona.

Allí también existe un merendero y hasta el lugar llegó el Directorio de UTE, en una caravana de 9 vehículos con funcionarios de prensa y de relaciones públicas que caminaron por las enlodadas calles del barrio, para visitar la zona.

La comitiva, encabezada por su presidenta, Silvia Emaldi, inauguró en ese lugar el servicio eléctrico para 340 familias del barrio. Las obras están enmarcadas en el Plan de Inclusión Social de UTE, que tiene por objetivo llevar el servicio en condiciones de calidad y seguridad.

En este barrio ahora regularizadas sus instalaciones eléctricas viven 800 personas, de las cuales un tercio son menores de edad. La actividad se llevó a cabo en el estadio Arnoldo Bernasconi. En su alocución, Emaldi subrayó el “compromiso de todo el Directorio de UTE es brindarles energía eléctrica de forma segura y confiable”. “Son muchos niños que viven en este barrio, es muy importante que crezcan sin accidentes y con los servicios básicos para poder desarrollar todo su potencial”. Y agregó “hay unas 20 mil personas que aún requieren acceso regular a la energía y seguiremos trabajando como lo estamos haciendo”.

En tanto, que el presidente de la comisión del barrio, Eduardo Pintos dijo que “hace tiempo que estábamos trabajando en esto. Queremos agradecer a UTE que siempre nos recibió de la mejor manera, dándonos una mano con la luz en el barrio hasta lograrla”. Las autoridades de UTE recorrieron el barrio La Esperanza-Patulé compartiendo con los vecinos este importante acontecimiento.

El costo total de las obras realizadas en este barrio ascienda a 15 millones de pesos. Al finalizar la actividad los directores entregaron a los niños kit educativos sobre el uso seguro y eficiente de la energía eléctrica.

El Plan de Inclusión Social implica la adecuación de las redes y la conexión del medidor de energía eléctrica sin costo para el usuario, así como la entrega de elementos de seguridad de la instalación eléctrica y/o la adecuación de la instalación interior de la vivienda.

Este plan tiene como objetivo crear las condiciones de acceso y sostenibilidad en el servicio eléctrico a los hogares en condiciones de vulnerabilidad socioeconómica, algo fundamental ya que muchos accidentes eléctricos se dan por conexiones irregulares. Además, se crean las condiciones necesarias para promover la permanencia de los beneficiarios del Plan dentro del sistema formal.

«Tenemos un subsidio de 9 meses del costo de la energía eléctrica que nos brinda UTE, pero esto nos cambió la vida. Porque ahora tenemos seguridad, no tendremos más la preocupación de que podemos sufrir un accidente», dijo Lucía, vecina del lugar a Laguardia.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.