Cuando se te cae el mundo

Hugo Pintos tiene 32 años de edad y cinco hijos que van de 2 a 12 años. Vivió su vida entera en el barrio Caballero y la vida siempre fue cuesta arriba, pero pese a todo, se remangó y siempre buscó salir adelante. Su hogar estaba asentado sobre un terreno que tenía en la calle Gaboto al 3700 y su casa consturida con materiales precarios.

Hacía poco tiempo que le habían hecho la conexión al sistema de electricidad de UTE, pero OSE todavía no llegó a la zona. Sus cinco niños van a la escuela del barrio, y él se revuelve como puede, rebuscándose a veces en los trabajos más rústicos.

Pero el sábado, el mundo se le vino abajo. Un incendio generado en la casa lindera, en la que vivía una familia con dos niños a cargo, se propagó hacia la suya y lo dejó sin nada. Perdió absolutamente todas sus pertenencias materiales, aunque pudo salvar lo más valioso, la vida de sus hijos.

«No me quedó nada, pero por suerte pudimos salir a tiempo. Yo estaba arreglando un auto que tengo y un vecino me alertó de la situación, por lo que pude actuar a tiempo. Las autoridades no me han dado ninguna solución hasta el momento, aunque me han dicho que alguna canasta se puede conseguir», dijo Hugo con tono de desesperanza.

Consiguió un pequeño galpón en la zona de Tropezón donde alojarse por unos días. Y reflexiona: «pensar que se gasta tanta plata en cosas que no sirven, y no existe un fondo de emergencia para darle una mano a las personas que teniendo hijos perdemos todo de un momento para el otro».

La entrevista completa de este caso podrá verse mañana jueves a las 21 horas en laguardia por canal 4 de Cablevisión Uruguay y nuestras redes sociales.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Adriana dice:

    Si ka verdad que veo cada cosa inútil..solo para wue segundos se beneficien deberían reever y creear un fondo para estas situaciones …donde se puede hacer llegar alguna donación para esta familia …dios lis va a ayudar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.