Salteños con familiares en Concordia volvieron a movilizarse en Salto Grande


Un grupo de salteños que tienen vínculos familiares, laborales y de otra índole en la ciudad de Concordia (Argentina), han venido solicitando a los gobiernos de Uruguay y Argentina la posibilidad de que bajo estrictos protocolos puedan cruzar de una ciudad a la otra para reencontrarse con sus familias, o poder volver al trabajo, así como también poder continuar con un tratamiento de salud o cobrar una pensión.

Pero hasta ahora dicen que solo han recibido silencio. El pasado 7 de setiembre el presidente de la República, Luis Lacalle Pou, estuvo en Salto y habló con ellos aceptando sus planteos, pero hasta ahora nadie se ha manifestado al respecto.
Pasaron las fiestas tradicionales alejados, y hasta hubo quienes tuvieron que lamentar a la distancia el fallecimiento de familiares que se dio por razones de edad o de salud, pero más allá de esto no tuvieron la chance del reencuentro. 

Las autoridades les exigen que los salteños que tengan motivos fundados para cruzar el puente vayan hasta Montevideo y crucen a Buenos Aires, y desde allí busqen la manera de llegar hasta Concordia, haciendo 1100 kilómetros en vez de 30, con todo lo que eso implica, aumentando además los costos sustantivamente.

Pero hasta ahora los reclamos han caído en saco roto. En setiembre, cuando acompañó al presidente Lacalle en su visita a Salto, el canciller Francisco Bustillo dijo que el tema era resorte exclusivo del Ministerio de Salud Pública, el cual debía autorizar un protocolo específico para estos casos.

Empero, las cosas no se han dado hasta ahora. Los manifestantes pretendían conseguir al menos una Tarjeta Vecinal, pero eso fue descartado el fin de semana por la Cónsul de Argentina en Salto. 

Este domingo, los manifestantes pretendían movilizarse en la cabecera del puente de Salto Grande, ya que del otro lado estarían sus familiares haciendo exactamente lo mismo, pero un fuerte convoy militar y policial fuertemente armados, hizo un cordón policial para prohibirles el paso, lo que generó malestar entre los integrantes del grupo por entender que esa era la respuesta que les daba el gobierno a su reclamo que afirma que es «humanitario».
La desazón con la que se volvieron a sus casas fue importante ya que compararon la imagen de ayer con la del Muro de Berlín durante la Guerra Fría.


Aunque todavía esperan ser oídos por las cancillerías de ambos países, para buscar una solución a este dramático asunto.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.